¿Te has visto recientemente en una foto y te percataste de que tu rostro ya no luce como hace unos años? Con la edad, nuestro cuerpo va cambiando, pierde colágeno y ácido hialurónico, aumenta la grasa y comienza a aparecer la temida flacidez en el rostro y cuello. Esta situación se hace más evidente después de los 40 años, cuando las arrugas y surcos en la cara y cuello se acentúan.

RESERVA TU CITA DE VALORACIÓN

Hoy te contaremos qué es la flacidez facial, cómo identificarla y algunas recomendaciones para retrasar su aparición. ¡Comencemos!

¿Qué es la flacidez facial?

La flacidez facial es la pérdida de firmeza de la piel de la cara, que se acentúan en las comisuras de los labios, en los párpados, la línea de la mandíbula, los surcos nasogenianos y la boca ya que la grasa de los tejidos se reabsorbe y la estructura ósea pierde soporte y comienza a ceder.

La causa más común de la flacidez facial es la disminución gradual de las fibras como elastina (encargada de dar elasticidad a la piel) y el colágeno (encargado de dar resistencia y soporte a la piel). Esta disminución se debe al proceso natural de envejecimiento, que provoca que la piel se descuelgue y surjan arrugas en el rostro.

Otras causas secundarias de la flacidez, que pueden acelerar el proceso de envejecimiento, son el fotoenvejecimiento y el tabaquismo, ya que la exposición excesiva al sol, sin el uso de bloqueador y la mala oxigenación pulmonar provocada por el humo del tabaco aceleran el proceso de oxidación celular, producen deshidratación en la piel y destruyen prematuramente las fibras de colágeno y elastina.

Si a esto le añadimos una alimentación baja en proteínas, los cambios radicales o súbitos de peso, una vida sedentaria, la falta de ejercicio y la predisposición genética, la flacidez del rostro podría llegar más pronto o más tarde, o bien, afectar a áreas del rostro en particular.

Los puntos del rostro en los que se nota la pérdida de firmeza son el arco mandibular, el cuello, la papada, los surcos nasogenianos y los párpados.

RESERVA TU VALORACIÓN

¿Cómo identificar la flacidez?

Si has notado cambios en tu rostro, pero no tienes la certeza de que la flacidez ha comenzado a invadir tu piel, toma nota de las siguientes recomendaciones.

  • Párate frente a un espejo que tenga buena iluminación, los espejos con luces son una excelente alternativa porque te permiten visualizar tu piel con más claridad.
  • Fíjate en tu frente, párpados y cejas ya que son los primeros lugares donde observarás los primeros cambios de pérdida de soporte de los tejidos.
  • Si notas que tu ceja comienza a caer sobre el párpado superior, que han aparecido bolsas debajo de los ojos o que las arrugas de los ojos (patas de gallo) son visibles aún cuando no haces gestos, estarás ante las señales de flacidez facial en la parte superior del rostro.
  • Presta atención a tus expresiones: mueve los ojos, sonríe, sube las cejas y arruga la frente. Cuando el músculo se va volviendo más débil, las arrugas se irán acentuando, serán más profundas y visibles, aunque hayas dejado de hacer movimientos.
  • La nariz es otra parte del rostro que indica la flacidez facial. Al perder firmeza, la nariz podría comenzar a lucir más larga de lo que solía ser ya que la punta cae. Además, el tejido laxo cerca de la nariz, bajo las mejillas y el labio superior, puede causar arrugas que se observan al hacer gestos.
  • La pérdida de colágeno y elastina también puede ocasionar una falta de volumen en las mejillas y provocar un rostro con apariencia de cadáver porque la grasa del tejido de los pómulos se reabsorbe y pierde la capacidad de sostener la piel que lo cubre.
  • Observa tu cuello y papada, que es una de las zonas donde es más evidente la pérdida de elasticidad ya que el tejido blando se torna demasiado flácido para dar firmeza. Los laterales del cuello y rostro pierden volumen, al mismo tiempo el mentón se vuelve más grueso al centro, lo que da la apariencia de que la papada creció demasiado, aunque no sea así, ya que suele tratarse de una alteración visual porque los rasgos cambian por la flacidez.
  • El óvalo facial puede lucir más redondo de lo que era antes si la piel de las mejillas y los laterales de la barba cae.

¿Cómo retrasar la flacidez facial?

La flacidez facial forma parte del proceso de envejecimiento, por lo que no se puede evitar del todo, pero sí retrasarla mediante ejercicio físico, alimentación balanceada, protección solar y el uso de productos de cuidado personal (como cremas y serum reafirmantes) para mantener la piel firme.

Sin embargo, la cirugía plástica sí puede combatir la flacidez facial con intervenciones como la liposucción de cuello, el lifting facial o la blefaroplastia. Además, otros tratamientos que no implican pasar por el bisturí como las inyecciones de ácido hialurónico y la radiofrecuencia facial son clave para estimular el colágeno y la elastina para rejuvenecer el rostro.

Si estás buscando tratamientos para combatir la flacidez facial, en Bellphoria encontrarás la solución ideal para ti. Contáctanos a través de nuestro formulario de contacto para agendar tu cita de valoración con nuestros especialistas, con gusto te atenderemos.

AGENDA TU CITA

Acerca del autor: Bellphoria Team

El equipo médico de Bellphoria cuenta con más de 40 años de experiencia combinada en distintas especialidades de la medicina para la belleza y bienestar, recibiendo a pacientes internacionales que buscan convertirse en la mejor versión de sí mismos.