El cuidado facial no tiene límite de edad, ya sea de inicio para prevenir líneas de expresión o tratar el acné, como para atenuar las arrugas y problemas de pieles maduras como la sensibilidad o la sequedad. Precisamente por esto, muchas personas no saben cuándo es el mejor momento para optar por los rellenos faciales, y hoy te resolveremos esta duda. ¡Comencemos!

 

¿Qué son los rellenos faciales?

Los rellenos faciales son sustancias que se inyectan en la piel con la función de suavizar las líneas de expresión temporalmente. Se trata de un procedimiento ambulatorio en el que se usa sedación local, con una duración aproximada de una hora y efectos visibles durante varios meses, esto dependiendo de factores como el tipo de relleno y de línea tratada.

 

AGENDA TU CITA

 

Existen varios tipos de rellenos faciales, siendo el ácido hialurónico y la grasa autóloga (del mismo paciente) los más utilizados porque no conllevan el riesgo de reacciones alérgicas al ser sustancias naturales y que produce el cuerpo humano.

 

¿A qué edad puedo empezar?

 

25 – 30 años

A partir de los 25 años la producción de colágeno disminuye, por lo que comienzan a formarse las primeras líneas de expresión superficiales, flacidez y pérdida de tonicidad, especialmente si cometes muchos excesos alimenticios, de bebidas alcohólicas, consumo de cigarrillos, te desvelas con frecuencia o pasas mucho tiempo bajo el sol sin protección.

En este rango de edad se recomiendan los rellenos dérmicos de ácido hialurónico para retener el agua en la piel para hidratarla, darle luminosidad y estimular la producción de colágeno y elastina para tener una piel más firme y elástica. Además se recomiendan los faciales y los peelings superficiales para eliminar las impurezas de la piel, desintoxicarla y estimular la producción de colágeno.

A esta edad también son muy frecuentes los rellenos de ácido hialurónico en los labios para darles más volumen y tersura.

Edad recomendada para rellenos faciales

35 – 40 años

Después de los 35 años comienzan a aparecer las primeras líneas de expresión en la frente, entrecejo, contorno de ojos y comisuras de los labios, con la diferencia de que se encuentran en su lugar aunque ya no estés haciendo los gestos que las acompañan.

Este momento es crucial para tu piel ya que se manifiestan los signos de la pérdida de colágeno y si no actúas a tiempo, las líneas se harán más profundas y se convertirán en arrugas. Además, a esta edad son comunes las manchas en la piel y el inicio de flacidez.

 

RESERVA TU CITA DE VALORACIÓN 

 

En este rango de edad es importante que el especialista analice si usar ácido hialurónico para hidratar tu piel y estimular el colágeno y elastina, o bien, si la aplicación de toxina botulínica es la mejor alternativa para reducir la formación de arrugas gestuales, como las patas de gallo, las líneas de marioneta, el entrecejo y arrugas de la frente.

También se pueden complementar los rellenos dérmicos con sesiones de radiofrecuencia para reafirmar la piel y evitar la flacidez.

 

45 – 50 años

En este rango de edad podrás ver reflejados los cuidados que tuviste con tu piel cuando tenías 20 años. Si no te cuidaste del sol ni desmaquillabas tu rostro al terminar el día, verás tu piel flácida, con surcos faciales profundos, especialmente el nasogeniano que abarca la nariz y se proyecta a las comisuras de los labios. Esta flacidez da la apariencia de un rostro cansado, envejecido y puede añadirte varios años de más.

Los rellenos faciales a esta edad pueden ser una combinación de ácido hialurónico, con un coctel de vitaminas, ácidos grasos y aminoácidos para estimular a las células para que vuelvan a fabricar colágeno, elastina y reparar la piel desde el interior; también se recomiendan los rellenos de toxina botulínica para reducir la apariencia de las arrugas, y en algunos casos se usa plasma rico en plaquetas para frenar la flacidez y combatir las manchas causadas por el sol.

 

50 años en adelante

Después de los 50 años disminuye el volumen del rostro ya que se pierden los paquetes grasos del rostro, que provocan la caída de los tejidos y la pérdida del óvalo facial. Además son comunes las bolsas de grasa debajo de los ojos y un exceso de piel en el párpado superior, lo que provoca una mirada cansada.

A esta edad también es muy frecuente el uso de la toxina botulínica, de ácido hialurónico y de otros tratamientos con aparatología, como la radiofrecuencia para tonificar la piel del rostro y el cuello, que suele ser la más afectada por la edad y los descuidos de la juventud.

A partir de los 60 años se acentúan los signos del envejecimiento y las soluciones son similares, sin embargo muchas personas no acuden a valoración a centros médicos pensando que la única alternativa que les darán son cirugías como el lifting facial o la blefaroplastia, sin saber que tratamientos ambulatorios como los rellenos dérmicos, el microneedling, o la radiofrecuencia les ofrecerán resultados espectaculares para mantener su belleza y retrasar el envejecimiento.

Sin importar tu edad, el cuidado facial es importante para tener una piel saludable, hermosa y que refleje lo bien que te sientes por dentro.

 

AGENDA TU CITA

 

En Bellphoria te invitamos a agendar tu cita de valoración con nuestros especialistas y a conocer los tratamientos que tenemos para ti: rellenos dérmicos, microneedling, faciales, microdermoabrasión, radiofrecuencia facial, entre otros que te ayudarán a preservar tu juventud por más tiempo. Escríbenos a través de nuestro formulario de contacto, con gusto te atenderemos.

Acerca del autor: Bellphoria Team

El equipo médico de Bellphoria cuenta con más de 40 años de experiencia combinada en distintas especialidades de la medicina para la belleza y bienestar, recibiendo a pacientes internacionales que buscan convertirse en la mejor versión de sí mismos.

AGENDA CITA