Someterse a una cirugía bariátrica es una decisión compleja que puede cambiar tu vida para bien; estos procedimientos se recomiendan para evitar los efectos de las enfermedades asociadas a la obesidad: diabetes mellitus tipo 2, hipertensión, cáncer, e incluso para poder tratar o mejorar otras condiciones, como una hernia umbilical.

RESERVA TU CITA DE VALORACIÓN

Después de una cirugía bariátrica la alimentación desempeña un rol muy importante, ya que será clave para que se dé una pérdida de peso significativa, aportar los nutrientes necesarios y no descompensar al paciente, permitir que el estómago sane y, al mismo tiempo, evitar que la comida lo estire y vuelva a aumentar de tamaño.

Además el régimen alimenticio tiene el objetivo de que el paciente se acostumbre a comer alimentos en cantidades pequeñas para que el estómago pueda digerir de forma segura.

Antes de comenzar, es importante que sepas que la dieta bariátrica de derivación depende del tipo de cirugía al que te sometas y que debes seguir las recomendaciones del bariatra al pie de la letra. El objetivo de esta entrada es dar una guía general que te ayude a planear tus alimentos después de la cirugía.

Etapas de la dieta bariátrica postquirúrgica

Las dietas de derivación después de procedimientos bariátricos siguen un enfoque por etapas para ayudar a que el paciente vuelva a comer alimentos sólidos de forma gradual. El cambio de una etapa a otra depende del grado de recuperación del cuerpo del paciente y de su adaptación a los nuevos patrones de alimentación.

Etapa líquida

La primera etapa posterior a la cirugía consiste en una alimentación líquida para evitar efectos secundarios y complicaciones, además de permitir una buena cicatrización. Los primeros días únicamente se pueden beber líquidos claros como consomé o té, y pasar gradualmente a otros como jugo sin azúcar, café descafeinado, leche descremada (o con 1% de grasa), gelatina y paletas heladas sin azúcar.

Régimen de papillas

Alrededor de una semana después de tolerar los líquidos, el paciente puede empezar a comer alimentos hechos puré, los cuales deben estar colados y tener una consistencia de pasta suave sin que haya trozos de sólidos. En esta etapa es muy importante comer despacio y distribuir las comidas con una periodicidad de 3 a 6 por día, y en cada comida se pueden recibir seis cucharadas de alimento.

Los alimentos hechos puré deben ser ricos en proteína por lo que se pueden elegir carne magra de ternera, pollo o pescado, huevo, requesón, cereales, frutas y verduras. Además, se pueden añadir líquidos como agua, leche descremada, caldos, consomé y jugo sin azúcar.

Esta etapa tiene una duración aproximada de una semana, aunque depende de la tolerancia del paciente, su capacidad de deglución mayores cantidades de alimentos y su formación de hábitos para una masticación lenta y gradual que tendrá que mantener en adelante.

Etapa de alimentos blandos

Una vez que el paciente puede tolerar los alimentos en puré, puede avanzar a la etapa de alimentos blandos y picados en trozos muy pequeños y fáciles de masticar. El objetivo en esta fase es prevenir la irritación gástrica, favorecer la digestión, el tránsito intestinal y prevenir que el tracto digestivo se distienda, ya que se estarán adaptando las nuevas estructuras estomacales que se modificaron mediante el procedimiento bariátrico.

RESERVA TU VALORACIÓN

El paciente puede comer de tres a cinco porciones pequeñas cada día, equivalentes a un tercio de taza de comida y debe masticar cada bocado lentamente, hasta que su comida tenga la consistencia de puré para poder tragarla.

Dentro de los alimentos recomendados están: carne molida de ternera, pollo o pescado desmenuzado, huevo, requesón, arroz, verduras cocidas y sin cáscara, frutas frescas blandas o enlatadas.

Etapa de alimentos sólidos

Dieta bariátrica

Es la fase final del proceso y la base para que el paciente logre los resultados que espera a largo plazo; puede tomar alrededor de ocho semanas después de la cirugía, o incluso un poco más. Se recomienda seguir haciendo de 5 a 6 comidas al día divididas en porciones pequeñas e ir incluyendo alimentos más firmes de forma gradual además de seguir masticando los alimentos hasta que tengan textura de puré.

Las porciones son de entre una y dos tazas de comida, pero el paciente debe dejar de comer antes de sentirse totalmente satisfecho. La incorporación de nuevos alimentos debe ser de uno en uno porque algunos pueden causar náuseas, vómito o dolor, y es importante que el paciente pueda identificarlos.

Los alimentos a evitar en esta etapa son: pan, bebidas con gas, jugos o zumos de caja, vegetales crudos y muy fibrosos aunque estén cocidos como el apio o el brócoli, carne dura o con cartílago, carnes rojas, carnes procesadas, comidas muy picantes o condimentadas, semillas, frutos secos, palomitas de maíz y comidas fritas.

Con el tiempo y la orientación del bariatra, es posible volver a probar esos alimentos, pero es indispensable seguir las indicaciones de la dieta de derivación para tener una buena recuperación y perder una gran cantidad de peso.

Recomendaciones generales

  • Beber alrededor de litro y medio de agua para evitar la deshidratación.
  • Tomar los líquidos entre comidas y no con ellas para no sentirse más satisfecho. Se recomienda esperar alrededor de 30 minutos después de comer para volver a tomar agua, y evitar beber agua 30 minutos antes de las comidas.
  • Comer y beber lentamente para evitar el síndrome de evacuación gástrica rápida, en el que alimentos y bebidas entran rápido al intestino delgado en cantidades mayores a las normales, provocando vómito, mareo, diarrea y sudoración.
  • Limitar el consumo de cafeína ya que puede provocar deshidratación.
  • Evitar el alcohol.
  • Tomar suplementos de proteínas, vitaminas y minerales.

Esperamos que esta información te sea de utilidad y te ayude a planear mejor tus comidas, o las de un ser querido a quien cuides después de su intervención bariátrica.

AGENDA TU CITA

Si estás pensando en someterte a una cirugía bariátrica y no sabes a dónde acudir, te invitamos a contactarnos: en Bellphoria contamos con los bariatras que necesitas para mejorar tu salud y calidad de vida con un peso más saludable. También contamos con tratamientos de remodelación corporal y de liposucción sin cirugía, que puedes elegir según tus necesidades.

Acerca del autor: Bellphoria Team

El equipo médico de Bellphoria cuenta con más de 40 años de experiencia combinada en distintas especialidades de la medicina para la belleza y bienestar, recibiendo a pacientes internacionales que buscan convertirse en la mejor versión de sí mismos.

AGENDA CITA




    Quiero que me
    llamen ahora